lunes, 6 de julio de 2020

Marcha Internacional Noviolenta (Andalucía-1982)


Llegó a mis manos un folleto, que reproduzco aquí para los amantes de la historia de los movimientos sociales de Andalucía, en que se recogen las actividades que se organizaron alrededor de la "7ª Marcha Internacional Noviolenta por la Desmilitarización (Andalucía-1982)".

hacer click:

Véase:

-"Destaca, por su fuerte repercusión, la realización de la 7ª Marcha Internacional Noviolenta por la Desmilitarización del 5 al 19 de agosto de 1982 en Andalucía, organizada por grupos antimilitaristas y pacifistas de 8 países y con la participación de unos 360 activistas. El campamento se estableció en La Línea (Cádiz), realizándose acciones en La Línea, Gibraltar, San Fernando, Rota y Sevilla. La Marcha se saldó con fuertes cargas policiales, cientos de detenciones y la deportación de 41 pacifistas extranjeros, así como la permanente presencia en los medios de comunicación locales y nacionales".


-p. 168 de Crónica de un sueño. Memoria de la transición democrática en Cádiz, por Juan José Téllez

-Manifiesto de la 7ª Marcha, etc.:

-Sobre Gonzalo Arias:

jueves, 2 de julio de 2020

Armas nucleares mucho peores que la COVID-19.

De la COVID-19 se nos habla de día y de noche, pero nunca de las armas de destrucción masiva, como las armas atómicas. Qué extraño, no?. Que seamos muy responsables y nos pongamos las mascarillas, pero que no nos preocupemos por las armas nucleares...

Ahora las grandes potencias negocian alrededor del tratado Start III; ¿qué tiene que decir España al respecto, una España que está implicada en la estrategia nuclear que EE.UU. despliega en el Mediterráneo a través de las bases de Rota y Morón?



Estamos en unos momentos en que las grandes potencias nucleares forcejean entre sí con un fuego que podría arrasar todo el globo terráqueo:


-Europa junto a EE.UU.:
https://www.europapress.es/internacional/noticia-otan-aplaude-negociacion-eeuu-rusia-control-armas-nucleares-exige-sume-china-20200623182047.html

-Las amenazas contra Irán:
https://www.trt.net.tr/espanol/mundo/2020/07/02/la-alternativa-de-intervencion-en-iran-esta-sobre-la-mesa-1447379

-Las organizaciones pacifistas vuelven a pedir el DESARME:
https://www.lavanguardia.com/politica/20200702/482054615840/mas-de-150-organizaciones-piden-un-mundo-postpandemia-sin-armas.html
http://fundipau.org/carta-oberta-sobre-la-covid-19-i-el-desarmament-humanitari/


-Imagen tomada de:
http://fundipau.org/armes-nuclears-mes-modernes-i-menys-control/

-Alberto Piris:
https://www.republica.com/el-viejo-canon/2020/06/25/disuasion-nuclear-en-tiempos-de-pandemia/

-Diario Público:
https://www.publico.es/internacional/escalada-armamentistica-rusia-eeuu-mantienen-pulso-nuclear.html

-EFE:
https://www.efe.com/efe/america/mundo/eeuu-y-rusia-proseguiran-el-dialogo-washington-insiste-en-incluir-a-china/20000012-4278742

-El Diario.es
https://www.eldiario.es/politica/Rusia-acercamiento-EEUU-Nuevo-START_0_1041146297.html
https://www.eldiario.es/politica/Putin-Rusia-dispuesta-START-III_0_971152911.html



-La Vanguardia
https://www.lavanguardia.com/politica/20200417/48574597941/lavrov-llama-a-pompeo-a-prorrogar-el-start-hasta-cerrar-nuevo-tratado-desarme.html

-El País
https://elpais.com/internacional/2020-06-22/ee-uu-y-rusia-abren-la-negociacion-para-extender-el-ultimo-acuerdo-de-control-nuclear-que-mantienen.html

-Israel
https://israelnoticias.com/iran/lideres-iran-armas-nucleares/

-Setsuko Thurlow
https://www.elsaltodiario.com/armas-nucleares/setsuko-thurlow-tratado-prohibicion-armas-nucleares
https://www.youtube.com/watch?v=X1YgipJUizY



miércoles, 1 de julio de 2020

¿Beneficencia pública de caridad o servicios públicos de calidad?


Es evidente que la derecha quiere no solamente desmontar los servicios públicos a base de sucesivas, constantes y calculadas operaciones de privatización de los mismos, sino que también busca derrocar una forma de pensar, a saber, aquella que sostiene que lo público (la gestión del agua, de la sanidad, de la educación, etc.) ha de gestionarse desde lo público. Dicho de otro modo: la derecha considera que es mejor que el que quiera una pensión se la pague, si puede, a precio de oro a lo largo de una vida, en vez de que la obtenga (como un derecho reconocido fruto de la dignidad humana de la persona que la necesita) por ley y a través del presupuesto del estado. C’s, Vox y PP no solo quieren desmontar los servicios públicos, para, según ellos, avivar los negocios privados, sino que quiere desmontar una mentalidad comunalista de organizarse la sociedad, aquella que defiende lo público, lo que es de todos, como marco o fórmula de resolución de las necesidades sociales. Según estos partidos de derechas es mejor que cada uno se busque la vida, como hacen en EE.UU.; y el que no sea capaz de comprar un buen seguro médico simplemente es que es un vago…

Entonces, conforme a esta obsesión individualista del sálvese quien pueda, la derecha lo tiene muy claro: debilitar, fragmentar, romper y desacreditar los servicios públicos, a la vez que poner en marcha un sistema decimonónico de beneficencia para “los más necesitados”. Es lo que el rey Felipe VI ha venido a escenificar a Sevilla en el barrio de las 3.000 viviendas… dar caridad a los pobres luciendo tupé y carita de pena ante los periodistas.

La derecha (o el PSOE cuando hasta no hace mucho cerraba plantas de hospitales y reducía sin pudor las plantillas de médicos y profesores) sabe que para hacer eso hay que convencer a la población de que esos tijeretazos son la mejor gestión posible, la que ahorra, la que evita que los funcionarios se coman el dinero público, la que genera eficacia en la sociedad… La derecha, con sus turbios discursos y sus innúmeros casos de corrupción, se ve obligada a degradar la imagen y la calidad de los servicios públicos, a través de campañas de desacreditación, para adquirir coartadas suficientes y luego perpetrar su benéfico plan (conocido popularmente como: democracia de amiguetes).

En mi opinión, esta es la cuestión que la ciudadanía tiene que resolver… si es justo que el PP de Jerez vendiera por nada la gestión de las aguas a Aqualia. Si es justo que nuestros políticos se endeuden con los bancos (lastrando por decenas de años la capacidad municipal de ofrecer servicios públicos de calidad) para luego tener que despedir personal, o no tener ni para comprar folios en las oficinas. El Ayuntamiento en la quiebra y los bancos forrándose de dinero con intereses a tantos por ciento leoninos. ¿Cómo se organiza semejante desfalco de las arcas públicas y qué políticos consienten esta gran operación de acoso y derribo de lo público?.

Hay que defender lo público, por supuesto, pero hay que combatir también la idea de que esta sociedad es una selva donde los más avispaos deben hacer negocio con lo público, rompiéndolo y degradándolo. Porque, al igual que sabemos que los golpes de estado y las dictaduras son lo peor que nos pueda pasar, así debemos recordar cada día que la gestión pública de los bienes públicos para alcanzar el bienestar público no puede ser la carne de cañón que necesitan devorar las empresas del IBEX35 para seguir su huida hacia el infinito de las ganancias antisociales, dejando a muchos en la miseria, la emigración y la desesperación.

En la concentración del pasado martes 30 de junio en la plaza del Arenal, organizada por la plataforma “Jerez por los servicios públicos”, alguien dijo al principio del acto que ya los más mayores conocemos lo que fueron las prácticas benéficas del estado y de otras instituciones… Y es cierto, sabemos cómo funciona la mentalidad asistencial de los poderosos, cómo los de más arriba son los primeros en alentar a la caridad y a la ayuda a “los necesitados” en vez de organizar con racionalidad y eficacia las emergencias sociales y, más cotidianamente, las necesidades básicas de la gente. Todo esto lo conocemos, todo esto lo sabemos en nuestras carnes y en la vida de nuestros padres y abuelos.

La derecha propone, como ha hecho siempre, controlando las finanzas y el poder mediático, su viejo concepto de beneficencia pública acorde con su mentalidad salvaje de la sobrevivencia de los más aptos. La izquierda simplemente tiene que: a) continuar su labor pedagógica en favor del bien público, y b) poner sobre la mesa el concepto de dignidad humana, por lo demás tan ajeno a la lucha de todos contra todos que quisiera los depredadores de siempre.

Los que están a favor de enaltecer a emprendedores benéficos como Amancio Ortega, héroes no sé de qué, ya nos están demostrando, vía cambio climático o vía prohibición de la tasa Tobbin o vía descoyuntamiento del mercado laboral, lo que les importa la vida digna. No les importa nada. Destruirán el medio ambiente del planeta entero, si les dejamos, y seguirán sin piedad con su programa de recortes y de degradación del Bien Público. No les dejemos.

lunes, 22 de junio de 2020

En recuerdo de Pepe López Llamas.


Ha fallecido Pepe López Llamas, a quien mucha gente conocía con el apodo de “el palestino” porque siempre iba con un pañuelo palestino en apoyo de esa causa política. Pepe fue siempre una persona muy muy comprometida con el tejido social de Jerez y con muchas luchas sociales como el movimiento vecinal, el ecologismo, el sindicalismo y el pacifismo. Conmigo vino a muchas marchas a Rota, por ejemplo.

A Pepe, que llevaba unos años retirado del trasiego de la militancia, le recuerdo ahora, públicamente, con afecto y con respeto, pero no solo por esas luchas sociales en las que participó codo con codo conmigo y con mucha otra gente desde hace muchos años, sino sobre todo porque yo sabía muy bien que su corazón, a pesar de su carácter bastante cabezota y a veces muy apasionado, era puro y nada amigo de dobleces, ni chorradas, ni medias verdades. Nunca le gustaron las medallitas ni las carajoteces, ni la mucha gente pantufla y vacía que deambula por tantas partes. Pepe era un hombre sin dobleces, un obrero de Jerez orgulloso y firme en sus convicciones. Toneladas de políticos de esta ciudad no le llegaban a Pepe ni siquiera a la altura del tacón de sus zapatos. Yo sé quién era Pepe López Llamas, y muchos en esta ciudad también lo saben. Al pan pan y al vino vino.

A nivel personal, me ayudó mucho en muchas ocasiones porque con sus amigos era la generosidad total. Pero más allá de la ternura que yo descubrí en su corazón (repito que yo lo conocía bien) hay algo que se podía aprender con Pepe López Llamas, y era su afán incombustible de arrimar el hombro para que las cosas cambien a mejor.

No me quiero extender recordando a Pepe. No hace falta. Y a él mismo tampoco le gustaría un rollito llorón aquí en los periódicos de Jerez. Pero se merece, sobradamente, que se le recuerde al menos en este pequeño escrito: era una persona cabal, comprometida, leal y de una honestidad al cien por cien. Pero no porque yo lo diga, sino porque esto lo sabe en Jerez cualquiera que se haya tirado 30 años en las calles arrimando el hombro por la libertad (Pepe era de tradición libertaria).

Podría decir bastantes más cosas de él y contar muchas anécdotas que vivimos juntos. Pero debo ser escueto (como él me habría exigido) y añadir solo dos más. La primera es que lamento sinceramente su muerte y animo a Araceli, Laura y Pepito a seguir la senda vital, alegre y orgullosa, de Pepe López Llamas. Y la segunda es que jamás nunca olvidaré lo que me dijo una vez mirando, en su casa de Estella, un impresionante cielo lleno de estrellas (que yo creo que eso se lo repetiría, porque le encantaban las bromas, a más gente): mira, Cristóbal, ves todo eso, pues todo eso es mío, y es precioso y no pido más. Ahora él está ahí, en ese cielo radiante e inconmensurable, diciéndonos sin tonterías: a luchar.

Jamás nunca olvidaremos a Pepe López Llamas.

===========

Fuente de la fotografía (con Pepe López a la derecha de la imagen) 

viernes, 19 de junio de 2020

Colapso ecosocial, NO A LA GUERRA.

Me desespero cuando veo artículos escritos por gente a quien yo tengo como referencia ideológica positiva que no incluyen la cuestión fundamental del desarme, la militarización, la noviolencia, el cambio de modelo de Defensa, entre las claves fundamentales para emprender el camino de un cambio sistémico. Me desanimo.

Este es el caso del artículo (de obligada lectura para todos y todas) de Jorge Riechmann titulado "La crisis del coronavirus como momento del colapso social" (https://vientosur.info/spip.php?article16051), un impresionante artículo que ha sido resumido en:

 
He leído el artículo atentamente, pero no veo reflejado en él el asunto del papel de los ejércitos, las guerras, el armamentismo, etc. Para Riechmann parece que las guerras no existen en Gaia y el despilfarro de recursos vía gasto militar, tampoco. Me sorprende constatar que los millones de seres que ya mueren de hambre o enfermedades curables a lo largo y ancho del planeta no le parecen a Riechmann realidades muy semejantes a las pandémicas. El militarismo, según este artículo, no destruye la Naturaleza, ni ayuda esencialmente a mantener la depredación de recursos por parte de los países más ricos, ni está en la raíz del problema de la zoonosis, ni la guerra biológica existe... https://www.opinion.com.bo/articulo/ramona/guerra-final-libro-tiempos-crisis/20200614023051772703.html

Pero Riechmannn sí ofrece, claro, reflexiones del máximo interés: "Escribe Hibai Arbide Aza en medio de la pandemia por el coronavirus SARS-CoV-2, en la primavera de 2020: “No hay nada que me tranquilice menos que la retórica belicista, las arengas patrióticas, las metáforas bélicas y la épica de batallar contra un enemigo invisible. No es una guerra, joder...”[8]". Aunque luego Riechmann bromea un poco llamando "carrera de armamentos" a unas determinadas funciones positivas de los virus en la vida humana... "Los virus son fuente de variabilidad genética y motor de la evolución biológica, una fuerza transformadora de la vida: así que organismos como Homo sapiens también estamos aquí gracias a ellos. Gracias a los virus (y a la “carrera de armamentos” biológica que se desarrolla respondiendo a ellos) somos lo que somos". Luego Riechmann añade: "Por supuesto, esto no significa que no debamos hacer un esfuerzo social enorme y cuasi-bélico para mantener al coronavirus SARS-cov-2 fuera de nuestros cuerpos: lo estamos haciendo en 2020 para proteger a los miembros más vulnerables de nuestra comunidad, sobre todo nuestros mayores".

Creo que Riechmann no tiene en cuenta que en materia de negacionismo los humanos ya tenemos una experiencia muchísimo más profunda que la que él cita, ya que se está negando desde hace tiempo en nuestras sociedades el peligro de la hecatombe nuclear... "La cultura dominante padece un problema muy básico de negacionismo. Pero no en el que era el sentido más habitual de “negacionismo” hace veinte años (referido al Holocausto, la Shoáh), el que podríamos llamar nivel cero; ni tampoco al más corriente hoy (negacionismo climático), nivel uno; sino a un negacionismo más amplio: el negacionismo que rechaza que somos seres corporales, finitos y vulnerables, seres que han puesto en marcha procesos destructivos sistémicos de magnitud planetaria, y que hemos desbordado los límites biofísicos del planeta Tierra. Éste sería el nivel dos". Riechmann anota que: "No es casualidad ni exageración que estén organizándose movimientos sociales que incorporan la palabra “extinción” en el nombre que se dan a sí mismos, como Extinction Rebellion. Y estamos en una cuenta atrás", pero ¿cómo el movimiento antinuclear ha declinado tanto?, ¿cómo la población mundial ha dejado de mirar hacia el peligro de cataclismo atómico generalizado?.

Riechmann parece que no cae en la cuenta de que uno de los cohesionadores de este programa (en cursiva a continuación) es la fuerza militar de los poderosos: "Como viene argumentando juiciosamente Bruno Latour estos últimos años, buena parte de las clases dirigentes “ha llegado a la conclusión de que ya no hay suficiente espacio en la Tierra para ellas y para el resto de sus habitantes”[47] y por eso asumen el exterminio de la mayor parte de la humanidad (y de miles de millones de nuestros “compañeros de planeta”) dentro de su BAU (Business As Usual). Hay que considerar estos tres fenómenos como estrechamente relacionados: la huida hacia adelante del capitalismo neoliberal (materializada en los programas de jibarización de los Welfare States y la desregulación a favor del gran capital), la explosión de las desigualdades en segundo lugar, y finalmente el negacionismo climático (como expresión concreta de una más amplia denegación de todas las cuestiones de límites biofísicos que ya antes analizamos de forma somera)".

Creo que Riechmann también se equivoca al equiparar las guerras con las pandemias, pues los efectos de las primeras pueden ser infinitamente más devastadores que las segundas: "Necesitamos pues visión de conjunto, panorámica: el filósofo, la pensadora en cuanto synoptikós. Esta pandemia –como decía William E. Rees en otro de sus lúcidos artículos– es como el tráiler, sólo un avance de la película más amplia.[59] Si superamos este obstáculo en dos años, sólo será para hacer frente al siguiente: una crisis de deuda, o una crisis energética, u otra guerra más por los recursos que van escaseando… ". Pero en lo que no se equivoca Riechmann es en su observación precisa acerca de que la humanidad puede coger por la vía del pasado, es decir, la vía de la normalidad militarizada en la que ahora vivimos, o puede buscar una salida ecosocial al colapso en el que estamos.

domingo, 14 de junio de 2020

Antifascismo y no violencia.

Las distintas formas de fascismo que han aflorado en el mapa político europeo colocan sobre la mesa, muy en primer plano, el inextinguible debate sobre la violencia política y el discurso del odio. Por eso, es importante, para quienes apostamos por la no violencia y somos radicalmente contrarios a las dictaduras y los fascismos y las violencias, conocer los puntos de vista de quienes, de una u otra forma, tratan ahora, en muchas protestas públicas, de oponerse en la calle a la violencia intrínseca que caracteriza a los Bolsonaro, Trump, Abascal, Le Pen...

Pienso que la no violencia debe ser comprometidamente antifascista, aunque siguiendo estrategias políticas capaces de convencer al adversario violento de que su camino, sus propuestas, su fuerza bruta, su odio, no pueden prosperar en una sociedad democrática.

El fascista vence cuando la espiral de la violencia se convierte, por su incansable y contagiosa acción, en el sujeto político indiscutible y único referente posible de la cosa pública. No caer en su vieja y conocida trampa mortal, sin dejar de oponerle una resistencia integral y decidida, debería ser nuestro camino a seguir.

 
Eduardo Bravo: "Antifa": el manual del buen antifascista
https://www.yorokobu.es/manual-antifascista/

Ed. Capitán Swing:
https://capitanswing.com/libros/antifa/

Silvia Hernando: "Mark Bray: NO hay ni de lejos suficientes grupos Antifa para llevar a cabo lo que estamos viendo":
https://elpais.com/cultura/2020/06/03/babelia/1591202058_209625.html



Antifa, no, los extremos no se tocan:
https://www.youtube.com/watch?v=78YxiO7ctpM

Álvaro Zicarelli sobre el Manual Antifascista de Mark Bray
https://www.youtube.com/watch?v=BmPz2lgNpOw

martes, 2 de junio de 2020

España usa las armas nucleares de EE.UU.

No solamente un personaje como Trump (Spike Lee lo dice muy claro en el vídeo) tiene acceso directo a las armas nucleares, sino que también gobiernos como el español mantienen tratados militares con EE.UU. para beneficiarse, para compartir, para amenazar conjuntamente con las armas nucleares de la potencia militar norteamericana.

Como ante el cambio climático, podemos suicidamente demorarnos en implementar YA soluciones efectivas para HOY, sí, podemos mirar hacia otro lado... hasta que un loco como Trump nos haga saltar por los aires a todos. Un momento en que, sentenciados, diremos tontamente: oh, no es posible...

http://noviolencia62.blogspot.com/2019/07/espana-tiene-y-usa-armas-nucleares-que.html



Mínimo vital y gastos militares.



Aprobando el llamado “mínimo vital” el gobierno de España ha dado un paso adelante, cargado de enorme significación, en favor de las clases más humildes y necesitadas de nuestra sociedad. Un paso que, efectivamente, podríamos considerar histórico, ya que era imposible postergar por más tiempo una fórmula por la cual una amplia capa de la población dejase de pasar vergüenza y hambre.

Que el estado reconozca que a las personas sin recursos económicos hay que protegerlas con un mínimo vital, tiene una significación jurídica, social, ética, política y económica, muy relevante. Por cierto, ¿cómo no se hizo esta gran apuesta por la dignidad humana desde 2008?, ¿qué pensarán ahora los que, como las tres derechas, habrían impedido, si gobernaran, este impulso a la democracia?. Estamos en un momento de celebración, pues el estado español, a pesar de quienes dicen defender una banderita pero no a la ciudadanía real de carne y hueso, ha dado un paso adelante hacia los derechos humanos.

Pero la militancia de izquierda sabemos bien que esta es una victoria parcial, porque en materia de política laboral hay otras muchas cuestiones que favorecen en todo al Capital: los bajos salarios, la capacidad de llegar a convenios y cómo, el estatuto de los trabajadores, las pensiones, el precio de los despidos y las horas trabajadas de más, la conciliación, las cotizaciones, el reparto del trabajo… Una medida absolutamente positiva y necesaria como el llamado “mínimo vital” es una gota de agua si se la compara con las cosas que acabamos de citar y que, en estos momentos, favorecen al Capital. Es más, todos sabemos que al Capital no es que le moleste mucho esa nueva medida sufragada por los presupuestos generales del estado, ya que atempera el clima social, es decir, favorece un clima de tranquilidad que puede ayudar a no poner en tela de juicio las férreas trampas del sistema. El mínimo vital evitará los dramas al tiempo que la gran estructura podrá permanecer incólume, pensará el Capital.

Ástor García (PCTE), con actitud crítica, explica sucintamente cuál es la cara menos amable del “mínimo vital”:

Al mismo tiempo que este paso histórico del “mínimo vital” se ha dado, coincidiendo con  él, hemos comprobado cómo los periódicos del sistema han tratado continuamente de proteger, alabar, ensalzar, justificar, elogiar, premiar, endiosar a las FAS. No hay más que leer atentamente este artículo de El País: https://elpais.com/espana/2020-05-13/los-gastos-de-la-pandemia-dejan-un-agujero-de-400-millones-en-los-fondos-para-defensa.html, para comprender que, pase lo que pase, el belicismo de nuestra política exterior y de Defensa no se toca. En esta democracia se puede hablar de todo, menos de la OTAN y del Pentágono. Ni pandemia ni San Pandemia. Incluso la izquierda se ve obligada a ser muy prudente, o a guardar silencio respecto ciertos asuntos, para quizás, a cambio, poder aprobar el “mínimo vital”. Esta no es una apreciación mía, un juicio rápido por mi parte, sino lo que se puede apreciar en las intervenciones de la izquierda en la última comisión de Defensa del Senado: https://www.youtube.com/watch?v=ycPljFvCes8, una comparecencia de Margarita Robles para explicar el conjunto de cuestiones que afectan al virus COVID-19 y las FAS.

Una representante de izquierdas, justo a la mitad del vídeo, pide que España se adhiera a un alto el fuego que ha pedido el secretario general de la ONU; y sobre las bases militares pide, con gran inocencia, que no participen por ejemplo en la escalada USA-IRÁN… la senadora de izquierda confederal pregunta (menos mal) sobre qué planes tiene el gobierno respecto a las bases, ya que el convenio con USA expira el año que viene, en mayo de 2021... El mínimo vital es de justicia, pero ¿qué va a hacer el gobierno con Rota y Morón?, ¿se va a ampliar la Base de Rota a un 50%?, ¿hay ya negociaciones con USA?, la senadora de izquierdas dice que Defensa ha hecho un buen trabajo con la covid completamente positivo, aunque critica suavemente que los generales den información en las ruedas de prensa; acaba reiterándole su gratitud a Margarita Robles....

Seamos claros: mientras no dediquemos los gastos militares (unos 20.000 millones de euros anuales) a necesidades sociales como empleo, salud y educación, el "mínimo vital" será eso, un "mínimo", cuando en realidad lo que necesitamos, para de verdad poder crear empleo y evitar pobreza, es cambiar la economía y el modelo belicista de defender mercados, áreas de obtención de materias primas y fuentes de energía. Hay que analizar las causas que provocan la pobreza que se trata de paliar, no solo aliviar a los más necesitados.

sábado, 25 de abril de 2020

En qué se parece el coronavirus a la bomba atómica de Hiroshima.

El coronavirus, al parecer una epidemia de origen natural sin relación con las armas bacteriológicas que poseen las superpotencias, entre ellas EE.UU. (https://blogs.publico.es/puntoyseguido/6402/los-ensayos-de-armas-bacteriologicas-de-eeuu-sobre-su-propia-poblacion/), se parece poco a la bomba atómica de Hiroshima, pues el virus ha causado "apenas" 200.000 muertos en un mes y medio en 185 países (https://as.com/diarioas/2020/04/25/actualidad/1587796219_588505.html), mientras que la bomba de Hiroshima causó en media hora al menos 80.000 muertos: https://elpais.com/elpais/2015/08/08/ciencia/1439021562_402040.html:

Sin embargo, a pesar de las grandes diferencias entre una cuestión y otra, es de algún modo comparable la acción humana negligentemente responsable que causa el mal, ya que en uno y en otro caso una acción previsora, humanista, inversora en sanidad, antimilitarista, ética e internacionalmente solidaria, habría impedido muchas muertes en las dos situaciones antes y después de que estallaran. La vida humana puede ser defendida, ante pandemias y ante guerras, si la mentalidad general fuera otra en la que no primara la banalidad del mal, la indiferencia ante los holocaustos.

Recordemos este premonitorio texto de la novela de G. Orwell 1984:
Las noticias que corren en la red (por ejemplo: https://www.youtube.com/watch?v=A2ZyP8YOMdA, o https://www.youtube.com/watch?v=a26eBOpIELg, o https://www.youtube.com/watch?v=ud5Dhl9aH18) acerca de las posibles pandemias provocadas por las investigaciones biológicas con fines militares o fines comerciales, sobrecogen. En principio, las armas biológicas están prohibidas desde hace 45 años: https://www.un.org/disarmament/es/adm/armas-biologicas/

Para evitar conflictos armados, ahora la ONU, no Trump, debería ser capaz de clarificar el cuándo, dónde y cómo de esta pandemia del coronavirus. Todas las armas de destrucción masiva deben ser abolidas, sin que yo esté asemejando simplistamente (como a veces sí parecen dar a entender las ruedas de prensa de los presidentes de los estados europeos con su repetitivo "esto es una guerra") esta pandemia con una estrategia militar ni comercial de ninguna empresa o estado. En caso contrario, si la ONU no aclara la cuestión, es obvio que las potencias podrían, llegado el caso de pandemias de origen desconocido,  acusarse mutuamente, dispararse las tensiones y desatarse gravísimos conflictos armados de orden mundial.

Aparte de los conocidos intereses económicos, políticos y militares de unos y de otros, la pura estupidez humana está en la base de las armas atómicas, de las armas bacteriológicas y de las pandemias (cuyos efectos no serían los que son si muchos gobiernos, al amparo de la ONU, invirtiesen lo debido en investigación para la salud humana).

Sí, es obvio que una pandemia y un arsenal de armas de destrucción masiva (del tipo que sean) son cosas muy diferentes, pero hay algo que las une: la acción humana ética que podría evitar los mortíferos efectos de una y de otras. Porque no podemos olvidar que, cada año, mueren por gripe común entre 300.000 y 600.000 personas en el mundo (https://www.redaccionmedica.com/secciones/neumologia/la-oms-estima-que-la-gripe-provoca-650-000-muertes-anuales-en-el-mundo-8726), mientras que el gasto militar mundial ha crecido hasta cifras astronómicas, siendo el de EE.UU., el país que lanzó las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, de unos 700.000 millones de dólares anuales.

Dicen que el mundo postcovid-19 no se parecerá a este. Ojalá el cambio empiece por la desmilitarización del planeta y la abolición de todo tipo de armas de destrucción masiva.

viernes, 17 de abril de 2020

Gastos militares para escuelas y hospitales.

La marea verde (educación pública), la marea blanca (sanidad), la marea violeta (feminista), la marea naranja (servicios sociales), las protestas de los agricultores... y aquella madre de todas las mareas que fue el 15M... toda esta ola de protestas tenía razón, todas estas movilizaciones presagiaban la incapacidad del sistema para afrontar, desde un enfoque social y público, una realidad brusca, repentina, como la pandemia del coronavirus. Pero otros movimientos sociales, como el ecologismo (https://ctxt.es/es/20181003/Firmas/22088/cambio-climatico-colapso-civilizacion--industria-negacionistas-luis-gonzalez-ecologia.htm) y el pacifismo, van más allá y avisan (lo han hecho hace mucho tiempo) que este camino por el que vamos solo beneficia a unos cuantos y perjudica a toda la humanidad, porque convierte al planeta Tierra en una bomba de relojería.

Es obvio que lo que esta ocurriendo es algo más que una pandemia. Porque lo que está sucediendo es que determinadas políticas han dejado inermes a la humanidad ante las muchas y graves dificultades (no solo epidemiológicas)  en que ahora se encuentran las poblaciones que habitan el planeta. Y no es que la situación de suicida globalización sea nueva, es que el coronavirus se lo ha dejado ver a todas y cada una de las personas de los cinco continentes de un modo totalmente novedoso. Ahora ya no es posible seguir como estábamos, es decir, en un mundo desbocado, fríamente insolidario, supermilitarizado y medioambientalmente en vías de gravísima degradación.

El coronavirus puede actuar como un aviso, ya irrefutable, de que el camino que las cúpulas de poder político y económico nos están obligando a seguir no es un camino nada más que de destrucción asegurada. Solucionar este coronavirus, pero permitir que sigan existiendo arsenales nucleares capaces de destruir varias veces todo el globo terráqueo va a ser ya mucho más que contradictorio; solucionar este coronavirus, pero seguir dejando que mueran de hambre o enfermedades evitables varios millones de seres humanos, anualmente, en todo el mundo, ya va a ser inadmisible.

Hay que saber conectar lo que nos está sucediendo en este momento con el contexto global en el que nos movíamos y nos movemos todos y todas. Porque esa conexión es hoy la cuestión principal, sin dejar, obviamente, de prestar la máxima atención a lo que los sanitarios, con propuestas muy claras y muy concretas, nos están diciendo aquí y ahora:

QUINTO COMUNICADO PÚBLICO DE LA MAREA BLANCA EN SEVILLA. 

16 Abril 2020.

Casi 11.000 fallecidos en residencias de ancianos, más de la mitad del total de fallecidos por Covid-19, ponen en cuestión el modelo sociosanitario en nuestro país.

La pandemia del Covid-19 ha puesto en cuestión, entre otras muchas, tres dimensiones del modelo socioeconómico que tenemos en nuestro país. En primer lugar, ha quedado demostrada, y el consenso social lo ha manifestado, la necesidad de una potente sanidad pública, universal y de calidad. Han quedado descalificados los recortes y las privatizaciones habidos en los últimos años, que han generado un verdadero problema social y de salud, con servicios sanitarios saturados, colapsados y un personal sanitario afectado en su propia salud con más de 20.000 contagiados.

En segundo lugar, se ha puesto de manifiesto la dependencia económica que la globalización ha instalado en nuestra economía. En lo concreto que hemos experimentado, ha resultado increíble que hayamos dependido de la industria china para la provisión de mascarillas, EPIs, tests diagnósticos o respiradores. Esto sin contar con todo el espectro de consumo que va desde bienes básicos, medicamentos, ropa, manufacturas, electrodomésticos, tecnología etc. Todo ello nos lleva a la conclusión de que nuestro país, junto con las comunidades autónomas, ha de tener planes de contingencia, previsiones para una provisión garantizada de los bienes esenciales en casos de necesidad para escenarios de pandemias o catástrofes que pudieran darse.

En tercer lugar, en estos días de pandemia ha saltado la cifra de la mayor gravedad: cerca de 11.000 fallecidos en residencias de ancianos. Más de la mitad del total de fallecidos por el Covid-19. Esta dura realidad pone en cuestión el modelo de servicios sociosanitarios en nuestro país. En las últimas décadas, el incremento de la demanda de servicios sociosanitarios, desde los Servicios de Ayuda a Domicilio a las Residencias o Geriátricos se ha venido satisfaciendo por la iniciativa privada, en casi el 90 por ciento de las plazas. Las administraciones públicas, en su mayor parte, a lo más que han llegado ha sido establecer un sistema de conciertos o subvenciones por plazas que cubren de manera insuficiente los costes reales de la asistencia. Esto ha determinado una precariedad en medios y en personal que han perjudicado la calidad de vida y asistencial en estas residencias.

Y he aquí cómo grandes corporaciones, grandes, medianas y pequeñas empresas, incluso iniciativas ilegales, han ido expandiendo su actividad económica en el sector de las residencias de ancianos. “La insuficiente oferta de plazas públicas y el envejecimiento de la población española han atraído a este sector a numerosos fondos y a multinacionales especializadas, en especial, francesas”. La situación actual ha generado incluso iniciativas, también privadas, de tipo “viviendas colaborativas” de personas que desean ámbitos residenciales para mayores con otra concepción más abierta y culturalmente más activas.

La expresión más brutal de esta realidad asistencial privatizada, con 11.000 fallecidos, nos obliga a una reconsideración de este modelo de servicios sociosanitarios existente en nuestro país. Ante todo esto, Marea Blanca en Sevilla hace las siguientes propuestas para un diagnóstico y un debate sobre el presente y el futuro de este ámbito de los servicios sociosanitarios:

1.-Marea Blanca hace un llamamiento a todas las asociaciones, entidades y personas defensoras de los servicios públicos, del sistema sanitario público, y partidarias de mejorar todos los determinantes de la salud como el empleo, la vivienda, el medioambiente, la cultura y la educación, a generar un frente amplio, igualitario, activo e impulsor de políticas que favorezcan la igualdad, los derechos sociales, la mejora la calidad de vida y el refuerzo de los servicios públicos.

2.-Marea Blanca, al tratar, como un ámbito íntimamente relacionado con las condiciones de vida de toda la sociedad, la situación de las residencias de ancianos y los servicios sociosanitarios, se dirige a la sociedad civil y a todos su colectivos y entidades, y muy especialmente a las plataformas y movimientos en defensa del sistema público de pensiones, a participar activamente en la elaboración de un diagnóstico de la situación actual de las residencias de ancianos, ámbitos geriátricos y sociosanitarios, así como a la propuestas de alternativas al respecto.
3.-Marea Blanca en Sevilla reitera, como continuación de su iniciativa dirigida en Marzo de 2019, al Defensor del Pueblo Andaluz, la necesidad de hacer desde esta Oficina una auditoría a las Residencias de Ancianos existentes en Andalucía, sus costes, prestaciones, servicios asistenciales y sanitarios, su cartera de servicios, etc.

4.-Marea Blanca en Sevilla considera la propuesta de que los servicios sociosanitarios, los cuidados intermedios, las residencias de ancianos y todo el espectro de atenciones relacionadas con la salud de las personas, han de quedar englobadas en el Sistema Nacional de Salud. La definición de criterios, estándares de calidad, ratios de personal, cartera básica de servicios, indicadores de salud, accesos a estos servicios y objetivos generales, han de estar definidos en sus líneas generales desde el Sistema Nacional de Salud. La Inspecciones Sanitarias y de Servicios Sociales han de actuar eficazmente en estos sectores.

En especial, y de forma muy relevante, se hace necesario fijar el criterio de accesibilidad a estos servicios. Ha de quedar garantizado en condiciones de igualdad, de tal suerte que, igual que en los servicios sanitarios públicos, nadie pueda recibir una asistencia de peor calidad a la básica establecida genéricamente por tener una peor situación económica o cualquier otra razón que le pueda resultar discriminatoria.

Sevilla, 16 de Abril 2020

NOTAS, ENLACES.
https://www.rtve.es/…/radiografia-del-coronav…/2011609.html
https://www.eldiario.es/…/Capital-aseguradoras-ladrillo-res…
https://ranking-empresas.eleconomista.es/sector-8731.html
https://www.mayoresudp.org/viviendas-colaborativas-envejec…/
https://www.eldiario.es/…/viviendas-colaborativas-residenci…
https://www.eleconomista.es/…/Las-residencias-para-mayores-…

https://www.asociacion-aeste.es/…/de-domusvi-a-orpea-los-a…/

jueves, 16 de abril de 2020

Sr. Pedro Sánchez, no, esto no es una guerra.


   Escribe una carta al presidente del gobierno de España explicándole que ESTO NO ES UNA GUERRA y que el uso del lenguaje bélico es innecesario, contraproducente y ajeno al esfuerzo que toda la ciudadanía está haciendo para salir de la crisis del coronavirus. Es más, los multimillonarios recursos económicos militares los necesitamos urgentemente para las necesidades sociales de sanidad. educación y empleo.

   Esta es una carta redactada por AHIMSA Centro de D. y E. para la Paz, pero que podemos usar quienes estemos de acuerdo con la necesidad de no utilizar un lenguaje belicista en estos críticos momentos. Envíasela a Pedro Sánchez: https://escribealpresidente.presidencia.gob.es/formulario


SR. PRESIDENTE, ESTE PAÍS NO ESTÁ EN GUERRA.

   Estimado Sr. Presidente, en estos días de confinamiento, oigo con preocupación sus múltiples comparecencias para explicarnos a los ciudadanos las decisiones y acuerdos que se toman en los Consejos de Ministros y Ministras, y me provoca tristeza que Ud., comparecencia tras comparecencia, siga confundiendo la LUCHA que se está llevando en este país y en todo el mundo contra el COVI-19, con la GUERRA y el COMBATE contra el COVI-19.

   Me provoca tristeza que alguien tan importante como Ud., que supongo debe de estar rodea-do de un montón de asesores, aún no le hayan pedido que corrija, y una comparecencia tras otra Ud., siga confundiendo términos tan importantes y contradictorios como son LUCHA, GUERRA y COMBATE

   Sr. Presidente, el término LUCHA es un término positivo, gracias a la LUCHA la existencia y la vida permanecen. Gracias a la LUCHA de tantos y tantos trabajadores tenemos el estado de bienestar que ahora hay en este país. Gracias a la LUCHA de tantas y tantas personas tenemos en este país, un buen nivel de Derechos Humanos, un buen nivel de Libertades y un buen nivel económico.

   Sr. Presidente, gracias a la LUCHA de los sanitarios, la sanidad de nuestro país está logrando doblegar al COVI-19, a pesar del abandono al que ha estado sometido todo el sector sanitario de nuestro país, tanto por su gobierno, como por los anteriores gobiernos que le han precedido, vendiendo y maltratado a la sanidad pública, la misma que ahora nos está sacando de ese hoyo de abandono y de crisis provocada por el COVI-19.

   Sr. Presidente, gracias a la LUCHA de los camioneros, de los industriales, de los científicos, de los agricultores, y de la ciudadanía en general, este país sigue funcionando, y gracias a esta lu-cha de todos y todas, acabaremos doblegando a este “bichito” maligno.

   Sr. Presidente, la LUCHA es buena. Gracias a la lucha de todos y todas se están creando las condiciones necesarias para que el país a pesar del confinamiento siga funcionando y además sea-mos capaces de superar esta crisis, a pesar de la mala gestión política y económica que nos ha precedido que en ningún momento ha servido para favorecer la LUCHA que en este momento está desarrollando todo el país.

   Sr. Sánchez, una cosa es la LUCHA y otra la GUERRA. Espero que alguien le oriente para que Ud., rectifique. Este país NO ESTÁ EN GUERRA, no hay ningún COMBATE contra el COVI-19.

   Sr. Sánchez, la GUERRA es MALA, la LUCHA es BUENA. Si echamos un pequeño vistazo a Wikipedia, encontramos lo que nos dice sobre el término GUERRA: “La guerra, en su sentido etrictamente técnico, es aquel conflicto social en el que dos o más grupos humanos relativamente masivos —principalmente tribus, sociedades o naciones— se enfrentan de manera violenta, prefriblemente, mediante el uso de armas de toda índole, a menudo con resultado de muerte —individual o colectiva— y daños materiales de una entidad considerable. La guerra es la forma de conflicto socio-político más grave entre dos o más grupos humanos...” Algo muy característico de la guerra es que ésta se practica con el enfrentamiento de unas personas contra otras. Las guerras provocan mucha muerte, mucha destrucción y mucho sufrimiento, Nuestra lucha contra el COVI-19, es todo lo contrario, sólo pretende salvar vidas.

   Sr. Sánchez, si Ud., sigue confundiendo el término LUCHA con el de GUERRA, cuando la sociedad española y mundial acabe doblegando al COVI-19, puede suceder que muchos ciudadanos lleguen a pensar que la GUERRA es buena, y es lo peor que nos podría pasar cuando esto acabe, porque las GUERRAS nos traen mucho dolor, mucha muerte, mucho sufrimiento, mucha pobreza. Nuestra lucha contra el COVI-19 solo traerá la alegría, de poder volver a nuestra vida cotidiana, nos traerá la alegría de poder abrazarnos, de poder salir a disfrutar del campo, de la playa, del sol, Sr., Presidente, todo lo contrario a la GUERRA. Este país NO ESTÁ EN GUERRA, SR. Sánchez, está en LUCHA, y para que esta LUCHA sea lo más eficaz posible, tanto en este momento, como cuando volvamos a la normalidad perdida, será necesario comenzar a replantearse muchas cosas, como por ejemplo, la creación de un sector público, dónde estén garantizadas las necesidades humanas básicas para toda la población. Como Ud., sabe, porque son muchas las voces especialistas que así lo predicen, salir de esta situación no va a ser fácil, ni el evitar que se repita, así es que, más nos vale que empecemos cuanto antes a estar preparados.

   Las inversiones que van a ser necesarias para recuperar un sector público abandonado, desprestigiado y pisoteado, por los adeptos del capitalismo salvaje, depredador y auto destructor, tendrán que ser importantes. Si no queremos que las pandemias nos visiten periódicamente, hemos de establecer un nuevo orden mundial, comenzando por reestructurar nuestro propio desorden nacional. Nos tendremos que replantear muy seriamente el paso de una economía basada en el consumo, en el despilfarro y en la auto destrucción, donde el fin justifica los medios; a una economía sostenible con la naturaleza y el entorno, donde el fin y los medios estén en una relación tan directa como lo está el árbol y la semilla.

   Por tanto Sr. Presidente, lo primero será que Ud., deje de utilizar la palabra GUERRA, -que tiene tantas connotaciones horribles para la humanidad-, para definir algo bueno y positivo como es la LUCHA que estamos llevando para salir de esta situación. Cuando salgamos de este estado de emergencia, lo que menos vamos a necesitar nosotros y los demás países de nuestro entorno es una GUERRA, por tanto, habrá que plantearse dejar de tirar cada año, como lo viene haciendo nuestro país y los países de nuestro entorno, esos miles de millones de euros, en esa actividad tan improductiva como innecesaria como es la GUERRA. Sin más, su gobierno tenía previsto gastarse en este año 2020 la “friolera” de más de 30.000 millones de euros, en la compra de material, fabricación, preparación y entrenamiento para esa insana actividad como es la GUERRA. A nivel mundial las cifras son aún más escandalosas alcanzando los 1,9 billones de dólares.

   Estimado Sr. Presidente, vamos a olvidarnos de la GUERRA y del COMBATE, empecemos a cambiar el “chip”, comencemos a pensar en el futuro de este país, de la humanidad y del planeta. En plena emergencia sanitaria por el coronavirus, abramos una LUCHA valiente, fuerte y decidida; renunciemos a la GUERRA en todas sus formas y manifestaciones, incluido el lenguaje, y unámonos a las voces que claman: VACUNAS allá donde haya ARMAS. MÉDICOS y SANITARIOS allá donde hayan militares. HOSPITALES, INSTRUMENTOS y MAQUINARIA para la sanidad, en lugar de, cuarteles, campamentos militares, tanques, misiles, aviones y barcos. INVESTIGACIÓN EN SANIDAD Y EN LA PROTECCIÓN DE LA VIDA, en lugar de investigación y desarrollo de la guerra, la destrucción y la muerte.

   Sr. Sánchez, ahora es el momento de presupuestar "una reducción drástica del gasto militar en favor de la asistencia sanitaria y para garantía de las necesidades básicas humanas para toda la población”. "Es el momento de abrir una nueva página en las relaciones mundiales y poner las tensiones geopolíticas a un lado, para acabar con las guerras, para un alto el fuego en aquellos múltiples conflictos en todo el mundo, los cuales pueden dificultar un esfuerzo de solidaridad global"

   Sr. Presidente, en estos días hemos presenciado imágenes muy bonitas, cuando hemos visto a los militares con mochilas al hombro LUCHANDO contra el COVI-19, desinfectando residencias y lugares públicos, intentando salvar vidas, en lugar de esa horrible imagen que presenciamos cada día en los informativos del militar armado hasta los dientes con un fusil en la mano dispuesto a matar a otro ser humano.

   Sr. Sánchez, los militares ya han comenzado su reconversión, ahora sólo falta que los Gobiernos y los políticos que los componen cambien su “chip”, y el escandaloso, injustificable e innecesario presupuesto militar, también sea reconvertido para gasto social. Le ruego Sr. Sánchez que, comience Ud., RECONVIRTIENDO SU LENGUAJE. Gracias.

domingo, 12 de abril de 2020

Por una economía verde y desmilitarizada.

La experiencia está siendo dura en muchos sentidos. El número de personas fallecidas está siendo espeluznante. La deslealtad de las derechas (autoras de los recortes en sanidad durante años) hacia el gobierno está siendo brutal y, como han dicho varios líderes políticos, miserable. La resistencia de la ciudadanía, sorprendente. La lección que el sector profesional sanitario está dando a toda la sociedad, inolvidable.

Todos nos hacemos muchas preguntas, en medio del dolor, la preocupación y el miedo, respecto al futuro inmediato. Las consecuencias económicas, en un contexto de injusticias sociales galopantes que ya conocíamos, van a ser muy duras, muy negativas incluso a pesar de los esfuerzos del gobierno por paliar el golpe.



Sin embargo, por varias razones, el continuo y chirriante lenguaje bélico de Pedro Sánchez en su discurso contra el coronavirus es un flaco favor a una solución social a la crisis pandémica en que vivimos. Recordemos que el gasto militar español asciende a decenas de miles de millones de euros, más la deuda militar pendiente, y que la mayoría de las tareas que la UME está realizando la podían realizar perfectamente trabajadores civiles contratados al efecto. Que no se nos olvide lo más obvio: el despliegue del ejército por las calles y plazas de toda España es, como la ciudadanía muestra con su comportamiento ejemplar, completamente innecesario. No necesitamos moral militar para "vencer a este enemigo que nos invade", sino recursos para la ciencia y para los profesionales sanitarios. No es la disciplina militar lo que nos conducirá a superar esta grave crisis, sino simplemente la responsabilidad de la ciudadanía y, sobre todo, la profesionalidad demostrada de los sanitarios.


Como en todas las crisis, se otean con cierta claridad las soluciones y las vías alternativas para avanzar en justicia, en solidaridad, en apoyo mutuo, en cuidados, en fraternidad, en defensa de lo público. Porque ya es indiscutible, por obvio, lo que se logra por la vía de los recortes y del robo a las arcas públicas que muchos años de corrupción han perpetrado contra, entre otras víctimas, el sistema público de salud. Las políticas neoliberales nos han desplumado sin piedad y ahora amplias capas de la sociedad están al borde del abismo.

El camino que se nos presenta está claro: economía verde, defensa de los derechos humanos, apuesta por la cultura y la ciencia, derechos de la mujer, cuidado sostenible del medio ambiente y desarme. Sí, desarme, desmilitarización... es decir, puesta en marcha de un sistema de relaciones internacionales que no consista en la guerra promovida por los poderosos en defensa de sus particulares intereses materiales mientras millones y millones de seres mueren de hambre o de enfermedades que podrían evitarse.

La Paz, me refiero al desarme, cese de guerras, cese de producción y exportación de armas, desnuclearización, desmantelamiento de grandes bases militares, etc, es el camino a seguir. No solo una tregua limitada temporalmente, un necesario alto el fuego inmediato en todos los frentes, sino que necesitamos una Cultura de Paz y un sistema de relaciones internacionales y una voluntad política firme de no seguir, por poner un ejemplo, en esta suicida línea:

...cazabombarderos españoles ensayando en Estados Unidos en esta semana ... ¿para qué?:



miércoles, 1 de abril de 2020

Coronabase de Rota (Boletín nº 53 de la militarización de Andalucía)

EL CONTEXTO:

   La Base de Rota, con coronavirus y sin él, sigue adelante con su amplio, intenso y duradero proyecto estratégico de dominio militar naval del Mediterráneo occidental y oriental. Ciertamente, el canal de Suez y el Estrecho de Gibraltar son el centro del mundo. Recordemos, para empezar, que los destructores norteamericanos ya surtos en la Base de Rota sirven, claro, para intervenir en conflictos bélicos como el de Siria y no para protegernos de supuestos ataques con misiles provenientes de Irán o Corea de Norte (que fue la burda mentira que nos vendieron hace pocos años atrás): https://www.eldiario.es/andalucia/destructor-Rota-participado-EEUU-Siria_0_760824187.html

LA NOTICIA:
El destructor USS Roosvelt, procedente de Jacksonville, se dirige a la Base Naval de RotA


EL RECORTE:

EN LA PROVINCIA DE CÁDIZ:

   El periódico de derechas Diario de Cádiz nos cuenta cómo un nuevo destructor, militarmente más sofisticado, costoso y agresivo, se encuentra de camino a la Base Aeronaval de Rota para sustituir a otro de los que ya están aquí: https://www.diariodecadiz.es/noticias-provincia-cadiz/nuevo-destructor-EEUU-Base-navega-Rota_0_1451255493.html y nos recuerda que USA quiere traer, aparte de los 4 que ya están, dos destructores más a la Base: https://www.diariodecadiz.es/noticias-provincia-cadiz/EEUU-confirma-quiere-destructores-Rota_0_1441056522.html, aunque el gobierno español ha dicho que de momento no hay "nada" y que antes todo lo sabría el parlamento: https://cadenaser.com/emisora/2019/12/26/radio_jerez/1577359007_816437.html

   Estos noticiones los airea el Diario de Cádiz para apuntarse el tanto ante la población gaditana de que son ellos los anunciadores primeros de que pronto, con tanta militarización, vendrá -supuestamente- el maná del empleo a la bahía de Cádiz (más empleo en Navantia, más alquileres de yankis en pisos y chalets del Puerto de Santa María y Rota, etc.); unos 600 militares más a la Base: https://www.diariodecadiz.es/noticias-provincia-cadiz/EEUU-aumentar-destructores-Base-Rota_0_1420058103.html. El Diario de Cádis airea estas noticias, como decimos, para consolidar las expectativas de los gaditanos de que más militarización es igual a más empleo y más dólares para la provincia.

EL MAPA:



LAS NOTICIAS:

Se conoce muy poco acerca del impacto del coronavirus en la Base de Rota. Las noticias son muy escasas pero suficientes como para advertir del peligro de una población militar con muchos contactos en el exterior, concentrada en un espacio pequeño y sujeta a posibles contagios:


2149.-Primer contagiado de la provincia de Cádiz: un militar de la Base de Rota (vía Milán)
2150.-Doce militares en cuarentena:
2151.-¿Cierre completo de la Base:?
2152.-Deficiencias en las medidas de protección denunciadas por los trabajadores de la Base:
2153.-Otro caso de coronavirus en la Base:
2154.-Medidas sanitarias en la base:
2155.-El Ayuntamiento de Rota pide ayuda:
2156.-Diferencias entre españoles y norteamericanos...
2157.-Buque-hospital militar de la Base de Rota con destino a Melila:
2158.-Soldados de la Armada contagiados:

... Y MORÓN:

2159.-Inseguridad laboral en la base de Morón:
2160.-La UME, con sede en la Base de Morón, patrulla por Sevilla: