lunes, 24 de octubre de 2022

Cómo y quién organiza las guerras.

 CÓMO Y QUIÉN ORGANIZA LAS GUERRAS.-

      Para quien quiera conocer de verdad, más en detalle, cómo y por qué España obedece a EEUU en cualquier circunstancia internacional y se embarca en guerras que ni le van ni le vienen, no tiene más que ver ATENTAMENTE este vídeo.

      Aznar, con extrema dificultad, con sus gestos defensivos y su boquita pequeña, bisbiseante, subiendo a veces el volumen y otras bajándolo hasta casi ni entenderle, revela sin tapujos que cuando hay que mentir se miente y que hay que hacer LO QUE SEA por, dice él, "aumentar la influencia de España". Las palabras sí, pero el lenguaje corporal no engaña.

      Sus argumentaciones "de estado" son tan espantosa y peligrosamente reales y ajustadas a lo que dice el Pentágono, que dan miedo.

      Ahora, en estas circunstancias en que nos encontramos, quizás a las puertas de un conflicto mundial, este revelador vídeo nos pone en contacto directo con el muy embaucador argumentario de alguien que detentó el poder y que, obedeciendo a intereses totalmente ajenos a la ciudadanía,  nos embarcó en 2003 en un conflicto que igualmente pudo haber derivado fácilmente en una conflagración mundial (igualmente, con las fuentes de energía como botín principal).

      No olvidemos que las élites mienten SIN COMPASIÓN y se comportan como TIRANÍAS cuando se trata de organizar una guerra, quiera o no quiera la ciudadanía.

https://www.youtube.com/watch?v=u2FRl5qGGIY



jueves, 20 de octubre de 2022

La gente ha olvidado que las guerras son carnicerías fratricidas.

La gente parece haber olvidado, o quizás nunca leyó este poema de Ángela Figuera (en el enlace de abajo), qué clase de sangría es la que tiene lugar cuando nuestros gobernantes (y la élite económica que los dirige) decide lanzarse por el filo cortante del MILITARISMO y la GUERRA.

No importa que  la mayoría, azuzada patrióticamente por mil y un telediarios llenos de ardor guerrero, quiera no saber lo que significa el empleo de armas de destrucción masiva.

Incluso da un poco igual lo que digan unos o berreen otros, el caso es que pagaremos, con nuestros cuerpos, los de siempre SI NO LOGRAMOS PARAR ESTA BARBARIE de la OTAN y de Putin, tanto monta monta tanto.

¿Y si en cada escuela, en cada hospital, en cada centro de trabajo, en cada iglesia, en cada casa, en cada corazón, en cada conciencia, este poema prendiera y, como consecuencia de esta luz, los gobernantes armamentistas se fueran a la mierda?.

sábado, 15 de octubre de 2022

Tranquilamente, las élites nos conducen a otra carnicería.

 

TRANQUILAMENTE, LAS ÉLITES NOS CONDUCEN A OTRA CARNICERÍA.


Las élites -cuyo incontestable poder es prueba de la antidemocracia radical en la que vivimos- van preparando tranquilamente, paso a paso, un escenario internacional de carnicería sin precedentes. Lo hacen despacio por un motivo: necesitan un poco de tiempo para convencer a las grandes masas de que, aunque parezca paradójico, sacrificar decenas de millones de seres humanos y degradar el medio ambiente hasta límites desconocidos es necesario. Es decir, están fabricando el consenso necesario para proceder a un holocausto más. Sin esta etapa previa de fabricación/obtención de consenso no se atreverían a usar armas de destrucción masiva. La coartada para atacar “defensivamente” los primeros y vencer, al coste que sea, es imprescindible para luego justificar las decenas de millones de muertos y el colapso medioambiental consecuente. La modernización de los arsenales nucleares es una realidad que venimos observando desde la caída del muro de Berlín hasta nuestros días.

Pero nada de lo que ocurre alrededor de Ucrania y la criminal agresión de Rusia a un país soberano es nuevo. Viene de antiguo y se llama Guerra Fría. Es una vieja dinámica de mutuas y permanentes agresiones lo que ahora está escalando hacia una situación más allá del vértigo. Las agresiones político-militares de la OTAN avanzando sus fronteras operativas hacia el Este lo dicen todo. Putin, que ha cercenado cualquier atisbo de actividad política democrática en Rusia, es un producto meticulosamente construido por Occidente y la OTAN. Su petromonarquía autocrática ha dado mucho juego no solo a cierta oligarquía autóctona, sino también a otros intereses energéticos del capital europeo.

Pero, ¿y España?, ¿qué está haciendo España en este contexto internacional viejo y violento?. Pues la respuesta es sencillísima y la conocemos todos: obedecer las directrices del Pentágono. Es decir, nada nuevo, nada que no venga haciendo desde que Franco firmara los acuerdos de apoyo político a cambio de las bases en los años 50.

Pero además, España: a) tiene desplegados miles de militares en más de 15 conflictos internacionales, b) aumenta su presupuesto militar mucho más allá del máximo, c) pacta con Estados Unidos la ampliación técnica militar de las bases de Rota y Morón (aumento de 4 a 6 destructores en la base de Rota), d) no firma el tratado de prohibición de armas nucleares, e) exporta una flota de guerra a Arabia Saudí, f) da cuerda a los espasmos gorilescos de Borrell, g) se embarca en un armamentismo brutal (desfiles militares continuos, base militar de Córdoba, ejercicios, industria militar recrecida, acuerdos con la banca para sufragar armas de guerra…), h) desarrolla una política exterior donde los DDHH  no importan (venta del Sahara a Marruecos), i) activa una propaganda de guerra sin precedentes (“la guerra es la paz” todos los días en el telediario), j) organiza la reciente cumbre de la OTAN en Madrid…

España está, desde hace tiempo, “en modo guerra”. La última muy exitosa operación del estado español (el más sonado éxito de Margarita Robles) ha sido convertir el NO A LA GUERRA en solamente un apoyo a las víctimas de Ucrania... Ha segado toda oposición social crítica a la guerra manipulando limpiamente el NO A LA GUERRA y convirtiéndolo por la cara en un TODO POR UCRANIA, machacando o demonizando como cobardes o quintacolumnistas a todos cuantos se han atrevido a añadir que el envío de armas a Ucrania y el apoyo a la OTAN no conducen más que a una Tercera Guerra Mundial (que es la situación en la que estamos). La situación de Podemos como socios de gobierno del PSOE ha debilitado mucho la respuesta social contra la guerra. En 2003 el PSOE se volcó contra la guerra del Golfo promovida por Aznar y el abrazo de la Azores, pero ahora se lanza a la guerra a favor de Zelenski y la OTAN. Las consecuencias de todo esto son obvias: nula capacidad de las organizaciones sociales de izquierda para articular un potente movimiento de NO A LA GUERRA. La televisión y los medios pro sistema hacen, perfectamente, el resto. Por su parte, el movimiento antimilitarista propiamente dicho no puede hacer nada, y de hecho no lo está logrando, contra ese muro.

Pero las organizaciones de izquierda, me refiero a las que no dependen políticamente del PSOE, están en la obligación -y tienen en estos momentos en sus manos- una inmensa responsabilidad: convocar inmediatamente movilizaciones ciudadanas en favor del NO A LA GUERRA. Si no convocan estas urgentes movilizaciones su crédito político será absolutamente cero. Aunque el movimiento antimilitarista y pacifista tiene sobrada razón (el envío de armas a Ucrania por parte de España es un gravísimo error), se necesita que otras grandes organizaciones de izquierda se impliquen ahora mismo en la contestación a la guerra.

El endemoniado contexto internacional de capitalismo globalizado, la galopante degradación medioambiental, la lógica militarista de las armas nucleares, el crecimiento de la pobreza y la desigualdad en el mundo, el colapso energético, etc., todo apunta a un cataclismo monumental, bélico, si no somos capaces de parar esta guerra ahora. Las frases apocalípticas de Borrell (hemos de dejar de ser hervíboros para pasar a ser carnívoros… ) apuntan, con claridad, a que la élite de la UE se ha entregado al militarismo más atroz. Si se produce el biocidio de un holocausto nuclear, toda esa política militarista del estado español será recordada por nosotros y nosotras y les serán exigidas responsabilidades a estas élites tan salvajemente irresponsables.

Kenzaburo Oé escribió: "Era un tiempo de muerte. Igual que un prolongado diluvio, la guerra descargaba su locura colectiva, que tras invadir el cielo, los bosques y las calles, había penetrado en las personas para inundar hasta los más recónditos recovecos de sus sentimientos" (en “Arrancad las semillas, fusilad a los niños”, 1958). Sí, que quede claro lo que quiero decir con este escrito: para nuestras élites, Auschwitz fue un simple juego de niños. Con absoluta tranquilidad, preparan lo peor, incluida su impunidad.

lunes, 22 de agosto de 2022

En recuerdo de Manuel de Cosa.


En recuerdo de Manuel de Cosa

A Manuel de Cosa mucha gente en Jerez lo ha conocido por formar parte del bar y proyecto cultural “Tragaluz”, en calle Almenillas. Este centro cultural de los años 80 y 90 era en Jerez un lugar de encuentro y una oxigenante ventana abierta a nuevas corrientes musicales, pictóricas, literarias… Manuel Benicio, Maite Ortiz, Manuel de Cosa y otros lo dinamizaron con acierto hasta consolidarlo como un referente de calidad, al margen de los caminos trillados de la aburrida cultura oficialista.


Manuel fue un trabajador honesto afiliado a CCOO, una persona muy de izquierdas y absolutamente sensible y comprometido con los ideales de libertad, defensa de los DDHH, antifascismo, república, pasión por la música y la cultura alternativas, etc.

Quizás su mayor valor (visto desde la perspectiva de los amigos) ha sido regalarnos un estilo sincero, directo, sencillo, muy cariñoso con sus amigos. Una manera de ser alegre, con desparpajo, sin doblez alguno, siempre animoso, dispuesto a reir y a disfrutar de la vida. Ese talante, el de amar los pequeños momentos gratos de cada día, el de pasarlo bien con sus amigos, era su sencilla -y sabia- forma de estar. Quitarle hierro a los asuntos más graves y echarse palante con una sonrisa, una fórmula que poca gente sabe aplicar (porque esa difícil ecuación requiere un corazón noble, el que Manuel tenía).


Sabemos de otras cosas de Manuel -como su amor a la familia-, pero lo dicho ya es más que suficiente para entender que esta vida que se ha ido deja una huella humana llena de significación en cuantos le han conocido. Nuestras condolencias más sentidas a su familia por el fallecimiento de Manuel.

viernes, 15 de julio de 2022

Política medioambiental ahora... o el caos

POLÍTICA MEDIOAMBIENTAL AHORA… O EL CAOS.

Estamos observando (https://www.epe.es/.../incendios-forestales-activos...) cómo los incendios arrasan el país… Pero además, constatamos cómo la sequía más severa, las olas de calor, la invasión de especies exóticas, la esquilmación de recursos pesqueros, la contaminación y sobreexplotación de las aguas, la erosión y pérdida de suelo fértil, el despilfarro de alimentos, el encarecimiento brutal de las fuentes energéticas, la contaminación ambiental, la pérdida de riqueza biogenética de las semillas y calidad de los productos, etc., nos impactan negativa y directamente a todos y a todas. Ecologistas en acción advierte en la provincia de Cádiz: https://www.ecologistasenaccion.org/.../el-ozono.../
Las políticas del Partido Popular en materia de medio ambiente son impresentables: me refiero a cosas como el agua y Doñana, el urbanismo en el litoral, la gestión forestal, etc. Los riesgos de contaminación nuclear (recordemos el Tireless) en toda la región del Estrecho de Gibraltar ahí siguen.
Todavía algunos, como el Partido Popular y una buena parte del PSOE, se atreven a arremeter contra el ministro Garzón por tener la absoluta decencia y valentía política de decir lo que tenía que decir: que las macrogranjas son un buen negocio para algunos y un desastre medioambiental para la mayoría (incluyendo a los animales que se crían en ellas).
Las familias cada vez sufren más las estrecheces económicas que están imponiendo no ya el gobierno sino los grandes intereses económicos (como la banca o las empresas del IBEX). Las eléctricas, por ejemplo, campan a sus anchas sin que el gobierno se atreva a rechistarles. Si vamos a la gasolinera nos ponen un poquito más… y paga el erario público. Los trabajos escasean, las familias no llegan a fin de mes, los jóvenes emigran, las pensiones se estancan, el IPC sube, la sanidad (véase el caso andaluz, en mala situación), los salarios congelados… Los mensajes antidemocráticos de la ultraderecha intentando hacer su agosto (y en algunos lugares pactando con el irresponsable PP).
Todo este monumental conjunto de cosas, unidas al desastre de las guerras (Siria, Afganistán, Yemen, Irak…), el sustancial aumento de los gastos militares, Ucrania ante el peor Putin que cabía imaginar, las amenazas crecientes de la OTAN en todas direcciones, etc., dibujan un panorama planetario realmente desolador.

Pero, sin olvidar el peligroso anuncio de la UE que nos pinta de verde la energía nuclear, la guinda de este tóxico pastel globalizado la ha puesto recientemente el gobierno marroquí, con el distópico aplauso del presidente Sánchez, dando muerte a decenas de inmigrantes en Melilla el pasado 24 de junio.
Un panorama peor que sórdido, donde la democracia y los derechos humanos están amenazados, en el que la vida misma en el planeta está en peligro debido, especialmente, al cambio climático y la bomba demográfica… el mismo cambio climático que, ya hace varias décadas, era cínicamente negado por tantos políticos que querían quemar en la hoguera al movimiento ecologista (por supuestamente “catastrofista”). ¿Y ahora qué, señores cuerdos, señores responsables, señores realistas…?.
Esta situación es, mutatis mutandi, la misma que la que se refiere a la guerra, la paz y el movimiento pacifista. Es decir: por el momento los belicosos gobiernos están siendo capaces de arrinconar a los pacifistas llamándoles lo de siempre (ingenuos, cómplices, quintacolumnistas, utópicos, cobardes…) con la peregrina idea y proyecto de intentar que la mayoría de la ciudadanía no advierta que el camino del rearme y las guerras solo beneficia a las élites políticas de siempre, a las empresas de armas que ya sabemos, a ciertos bancos que se frotan las manos, a grupos de inversores…
En definitiva: aquí estamos sufriendo unas realidades altamente peligrosas para la vida en el planeta porque los políticos (como los del PSOE y del PP) no es ya que no hagan nada para arreglar los problemas señalados, sino que se empeñan en transitar por caminos (como el rearme) rematadamente destructivos y radicalmente antihumanos. ¿Les da exactamente igual que el planeta siga por el camino que va?. Porque no parecen dispuestos a parar el consumo energético basado en combustibles fósiles pase lo que pase.
Así que no entretengo más a nadie con cosas sabidas y pregunto ya lo que tengo que preguntar: ¿quién ha dado orden de matarnos a conciencia, lentamente, sin que nadie rechiste?.
No salgo de mi asombro respecto a la antiecológica y belicista fabricación en la provincia de Cádiz de una flota de guerra para Arabia Saudí. Este no es el camino. Este no es el camino.

martes, 31 de mayo de 2022

Hacia una III Guerra Mundial

 Los nuevos acuerdos de la Unión Europea sobre rearme y belicismo son, además de peligrosos, sumamente inútiles y retrógrados. Esa politica militarista nos dirige hacia una III Guerra Mundial de consecuencias DEVASTADORAS. Profunda vergüenza y horror.

https://t.co/ZrBf7wbwic